PORTADA PLANTAS GALERÍA TÉCNICAS FORO HERBOLARIO CUENTOS
VIAJEROS BICHOS ENLACES LIBROS WEBCAM GLOSARIO GUÍA
DE USO
El Jardín Bonito
técnicas de jardinería
MÁS TÉCNICAS EL CONTROL BIOLÓGICO DE PLAGAS


labores de temporada
labores de temporada

trucos de jardinería
trucos de jardinería

diseño del jardín
el diseño del jardín

plantación de árboles y arbustos
la plantación de árboles y arbustos

siembra del césped
la siembra del césped

cultivo árboles y arbustos
el cultivo de árboles y arbustos

el abonado
el abonado

poda
la poda

plagas y enfermedades
plagas y enfermedades

problemas de las plantas de interior
problemas
de las plantas
de interior

ventajas e inconvenientes - insectos beneficiosos - empleo de pesticidas
medidas preventivas - uso del control biológico


El control biológico de plagas consiste en el empleo de un organismo vivo para controlar la población de una plaga determinada. Manipulamos la naturaleza para seleccionar un depredador, parásito o enfermedad que se protege y estimula para que ataque a otro ser vivo, convirtiéndolo en un auténtico un insecticida viviente. Es de gran importancia para la producción agrícola moderna.

Ventajas del control biológico
Los métodos de control biológico en el jardín son menos nocivos para la salud y el medio ambiente que el uso de pesticidas. Su utilización previene los daños que puedan sufrir las plantas a corto plazo. No suele haber resistencia de las plagas al control biológico. A la larga los métodos biológicos son rentables. Al contrario que la mayoría de insecticidas, el control biológico se suele dirigir contra una plaga en concreto. No produce intoxicaciones y nunca va a perjudicar a las personas, los animales o a los insectos beneficiosos. Tampoco es una amenaza para las aguas o el medio ambiente.

procesionaria del pino
la catarina o mariquita es uno de los insectos más eficaces
para el control biógico de plagas

E inconvenientes
El control biológico es más complejo, necesita más tiempo y planificación, así como más conocimientos y experiencia. Para que funcione se necesita conocer la biología de las plagas y de sus enemigos. En algunos casos los métodos biológicos son más costosos que los químicos. Su aplicación no produce unos resultados tan drásticos e inmediatos como ocurre con los pesticidas. La mayoría de depredadores solo atacan un tipo concreto de insectos, mientras que los insecticidas pueden acabar con una amplia variedad de ellos. Esto es contraproducente, ya que también matan a los insectos beneficiosos. Como pueden perjudicar a los depredadores naturales, debemos utilizar los insecticidas con muchísimo cuidado.

Insectos beneficiosos con bastante carácter
Un insecto beneficioso es aquel capaz de atacar a alguna plaga de las que dañan nuestras plantas. El insecto amigo puede devorar al dañino de inmediato, puede paralizarlo para comérselo más tarde o depositar huevos para que sus larvas se alimenten de él tras eclosionar. Por ejemplo, la mariquita o catarina se come a los pulgones, hay avispas que capturan orugas y alimentan con ellas a sus larvas y ciertas pequeñas avispas depositan huevos dentro de otros insectos, devorándolos las larvas desde dentro cuando nacen.

El uso razonable de pesticidas
Cuando un insecto desconocido ronda por el jardín debemos identificarlo. Para ello están las guías, internet o se puede consultar a algún experto. Debemos observar si se come alguna planta, si lo que come es a otro insecto, si sólo busca refugio o nada más que pasaba por allí. Ante la aparición de un insecto dañino es necesario evaluar la avería que causa antes de rociarle con una descarga química. Los pesticidas contaminan y también destruyen a los insectos convenientes, así que se utilizarán con extrema prudencia y sólo cuando sea necesario. Esto incluye la elección del insecticida correcto y su uso con la proporción justa, en el momento y el lugar adecuados. Lo mejor es buscar un pesticida que actúe sobre la plaga sin eliminar a los insectos no perjudiciales. No conviene en absoluto matar a todos los insectos del jardín, las plagas a menudo se recuperan mucho más deprisa que sus depredadores. Un fuerte rebrote de los insectos dañinos suele seguir a los tratamientos químicos indiscriminados.

procesionaria del pino
una plaga bastante molesta: la procesionaria del pino

Medidas preventivas
Antes de pasar a la guerra química debemos considerar si el posible la captura de los insectos dañinos a mano o utilizando trampas, cebos o tiras pegajosas.
No conviene abonar de más. El exceso de nitrógeno fomenta el crecimiento vegetativo y estimula el desarrollo de áfidos, araña roja, etc.
El jardín debe mantenerse limpio y sano, mediante la poda regular y retirando a menudo desechos, restos vegetales y malas hierbas que pueden ser escondite y refugio de las plagas.
El cultivo de un hábitat variado, con una buena diversidad de plantas, favorece a los depredadores de las plagas, al ofrecerles alojamiento y una alimentación alternativa, como ocurre con las flores de las que toman néctar y polen.
El cuidado de los insectos beneficiosos, no molestándolos y respetando los lugares donde anidan o invernan.
La utilización de prácticas culturales. Hay plantas que atraen a ciertas plagas y las alejan de otras más valoradas. Luego podemos fumigarlas allí o retirar la planta-trampa con la plaga.

Uso del control biológico
Tras identificar las plagas del jardín, consideraremos las posibles medidas de control. Éstas pueden ser culturales, mecánicas, biológicas o químicas, pudiendo utilizarse de forma integrada. Valoraremos nuestras preferencias: sin ignoramos algunas hojas mordidas, cuánto dinero vamos invertir o si estamos dispuestos a emplear un mínimo de pesticidas, que tal vez sea necesario.
El control biológico no es una solución simple, completa ni milagrosa para los insectos dañinos del jardín. Es un producto que está sin regular en muchos países, con grandes diferencias entre los distintos proveedores y las especies que ofrecen. Hace falta informarse acerca de estas empresas y también aprender acerca de los insectos beneficiosos, si son las especies que necesitamos, cuándo es el momento de liberarlos para que sobrevivan... Algunos de los que nos ofrecen tal vez no soporten nuestro clima, podrían no ser adecuados para vivir en el jardín y es necesario saber a qué insectos atacan. Así, la mantis religiosa se vende como un insecto depredador, pero sólo captura a las presas que se cruzan en su camino, ignorando plagas como los áfidos, trips o la mosca blanca, tan comunes en el jardín. Y las mariquitas son grandes devoradoras de áfidos, pero cuando se sueltan en cantidad enseguida se dispersan para no competir por el alimento. Una gran cantidad de insectos depredadores precisa una buena población de insectos dañinos de la que se puedan alimentar.
El control biológico conlleva conocimiento, paciencia y dedicación, pero a cambio puede reportarnos muchos beneficios y no menos satisfacciones.Abona el jardinero y abona el agricultor con el mismo propósito: que las plantas crezcan más y mejor y que su producción, ya sea de flores o de alimentos, también se incremente. Para el abonado utilizamos los llamados abonos o fertilizantes, que pueden ser tanto sustancias orgánicas como inorgánicas, éstas últimas normalmente químicas.

control biológico - ventajas e inconvenientes - insectos beneficiosos
empleo de pesticidas - medidas preventivas - uso del control biológico
MÁS TÉCNICAS EL CONTROL BIOLÓGICO DE PLAGAS
 

PORTADA - PLANTAS - GALERÍA - TÉCNICAS - FORO - HERBOLARIO - CUENTOS

VIAJEROS - BICHOS - ENLACES - LIBROS - WEBCAM - GLOSARIO - GUÍA DE USO

© Copyright 2000-2016 eljardinbonito.es - Todos los derechos reservados