PORTADA PLANTAS GALERÍA TÉCNICAS FORO HERBOLARIO CUENTOS
VIAJEROS BICHOS ENLACES LIBROS WEBCAM GLOSARIO GUÍA
DE USO
El Jardín Bonito
Enlaces

UN COLOR DESCONOCIDO
Un relato de Pablo F.

<<< - 2 - >>>

La hija del dueño se apartó de la ventanilla para sonarse la nariz. Miró al otro lado del vivero, donde la pareja de jubilados se había detenido en un charco, frente a las plantas desconocidas de color cobrizo. Le pareció extraña la forma en que volvían la cabeza a todas partes, como incrédulos o tal vez ávidos de aquel aire cortante. El anciano entrecerraba los ojos, señaló a las plantas y dijo algo que la hija del dueño no pudo oír. Su padre también era muy mayor; tenía fuertes dolores en las piernas y ya solo venía algún domingo caldeado en que los carritos llenos de plantas se arremolinaban ante la caseta y se le encendían los ojillos con cada tintineo de la caja registradora. Pero ahora y la mayor parte del tiempo, la hija del dueño del vivero se veía sola en la caseta. A ella no le importaba, dentro todo estaba en orden, su mesa con la caja, los bolígrafos y también los catálogos y las carpetas de albaranes apilados en sus estantes de tablas sin tratar. Cada cosa ocupaba su sitio y era como si allí se sintiese a salvo de tanta luz como a veces se vertía fuera. Si no había clientes, miraba las nubes o las líneas de plantas, repasando sus nombres o simplemente deslizaba las hojas del catálogo de productos fitosanitarios. Aunque lo que más le gustaba a la hija del dueño era mirar lo que hacían los empleados y en especial, a aquel chico que era el más joven de todos ellos. Casi de su misma edad, menudo, nervioso, se movía entre los plantones con la ligereza de un animal en la maleza. Podía pasarse horas viéndole regar o manipulando las plantas. A esa hora de la mañana él era el único empleado, ocupado en sacar del remolque las hortensias recién podadas. Las alineaba por colores en los tablones húmedos del expositor y al moverse la chaqueta verde de trabajo se le abría, una cadenilla de oro bailando en el cuello. La hija del dueño del vivero se sonrojó aún más al ver aquella porción de piel tensa y soleada, reluciente de sudor.

<<< - 2 - >>>

UN COLOR DESCONOCIDO

 

PORTADA - PLANTAS - GALERÍA - TÉCNICAS - FORO - HERBOLARIO - CUENTOS

VIAJEROS - BICHOS - ENLACES - LIBROS - WEBCAM - GLOSARIO - GUÍA DE USO

© Copyright 2000-2016 eljardinbonito.es - Todos los derechos reservados