Serbal de los cazadores, serbal silvestre
Sorbus aucuparia

IN OTHERS LANGUAGES:

En: European mountain ash

El serbal es un árbol elegante, de mediano tamaño, que en ocasiones no pasa de arbusto. Pertenece a la familia Rosáceas (Rosaceae). Alcanza hasta los 10. m de altura. Tiene el tronco estilizado y la copa ligera y redondeada. La corteza primero es gris y con el tiempo ennegrece, formándose grietas a lo largo. La madera es fina, de un bonito color rojizo, empleada a menudo en tornería. Las hojas son alternas y compuestas, divididas en 5 a 13 foliolos pequeños, dentados en la punta. El serbal es muy vistoso durante toda la temporada.

Serbal de los cazadores -  Sorbus aucuparia

Hojas y frutos del serbal de los cazadores

Entre mayo y junio aparecen unas elegantes flores blancas, pequeñas y olorosas, agrupadas en corimbos. Desde septiembre se cubre de bayas anaranjadas de alrededor de 1 cm., que embellecen la planta durante mucho tiempo y atraerán a todo tipo de aves, destacando aún más con el dorado de las hojas en otoño. Sus bayas son comestibles y se dice que las utilizaban los cazadores para atraer a los pájaros, pudiendo ser éste el origen del nombre latino “aucuparia”. Al ser muy ricos en vitaminas, también se emplearon como remedio para el escorbuto. En Escocia y Escandinavia existía la creencia de que ahuyentaba al diablo y por ello se plantaba delante de las casas e iglesias. Los druidas celtas consagraban este árbol a la diosa Brigid.

Originario: de Europa, el norte de África y Asia.

Habita: en casi toda Europa y el occidente asiático. En bosques de montaña, en terrenos ácidos, húmedos hasta cenagosos. Prefiere los climas frescos o fríos.

Situación: no tiene especiales necesidades en cuanto a suelo o emplazamiento, pudiendo crecer incluso en los suelos más pobres, mejor si son algo ácidos y húmedos. Puede situarse a pleno sol o en la umbría.

Cultivo: no necesita muchas atenciones. Es resistente a las bajas temperaturas y las heladas y, por lo tanto, apto como ornamental en las zonas frías.

Poda: no la necesita en los árboles adultos, como mucho se cortará la madera seca o dañada al llegar el invierno. De joven se despeja el tronco hasta unos 2 m. No responde bien a las podas de renovación.

Multiplicación: en otoño, plantando las semillas, que pueden tardar hasta dos años o más en germinar.

OTRAS PLANTAS CON FRUTOS VISTOSOS

(C) eljardinbonito.es 2000 - 2016 - Todos los derechos reservados