Jacarandá
Jacaranda mimosifolia, jacaranda acutifolia

En: Jacaranda

IN OTHERS LANGUAGES:

El jacarandá es un árbol de hoja semiperenne que llega a los 15 m. de alto. Pertenece a la familia de las Bignoniáceas (Bignoniaceae). Tiene las raíces superficiales. La corteza del tronco es lisa y gris. Su copa es ramificada, abierta e irregular, con un follaje ligero y plumoso. Las hojas son compuestas, de unos 25 cm., bipinnadas, con unas 12 subdivisiones y foliolos oblongos de 1 cm; se parecen a los helechos o a las de la mimosa (de ahí le viene el nombre).

ipomea, ipomoea purpurea

Según el clima pierde las hojas durante algunas semanas en invierno o a principios de primavera, antes de la floración. Florece de mayo a julio, de forma vistosa, abundante y duradera. Las flores nacen en panículas de unos 5 cm. al final de las ramas; son tubulares, de color azul o malva. La madera es olorosa y se emplea en ebanistería. El fruto es una vaina dura, plana y leñosa.

Especies:
Jacaranda filicifolia, más grande, menos ornamental, con las flores de color blanco. Tiene una madera muy apreciada, siendo una de las especies denominadas “palo de rosa”.
Jacaranda cuspidifolia, con las flores azuladas y el follaje menos plumoso.

Originario: de las regiones cálidas de América del Sur.

Situación: siempre a pleno sol. Prospera en regiones cálidas, cerca del mar. En suelos ricos en materia orgánica y con un buen drenaje, sufre mucho con los encharcamientos. A resguardo de los vientos demasiado fuertes. Los ejemplares jóvenes también agradecen algo de protección. No resiste las heladas. Tolera la contaminación urbana.

Cultivo: muy extendida como ornamental en las zonas cálidas, por su follaje elegante y su impresionante floración. Crece de forma vigorosa y más o menos rápida. Se puede cultivar en el interior. Cuando está en maceta necesita riego abundante en la época de crecimiento, algo menos después.

Poda: responde bien a la poda severa, como la necesaria cuando resulta dañado tras las heladas. Si hace falta se poda a finales del invierno, en la época de descanso vegetativo. En general la poda no es recomendable. Cuando se corta una rama es sustituida por tallos verticales que estropean la forma del árbol.

Multiplicación: mediante las semillas en primavera o por esquejes.

Problemas: es propenso a las invasiones de áfidos. Las raíces superficiales dificultan que se planten otras especies debajo del árbol.

OTRAS PLANTAS DE LAS REGIONES CÁLIDAS Y TROPICALES

(C) eljardinbonito.es 2000 - 2016 - Todos los derechos reservados