Hipérico, hierba de San Juan
Hypericum calycinum

En: rose of Sharon, Aaron's beard, St. John's wort

IN OTHERS LANGUAGES:

El hipérico es una planta vivaz, de hoja perenne, de la familia de las gutíferas o gutiferáceas (guttiferae). De porte rastrero, desarrolla una altura de entre 20 y 35 cm. Las hojas son alternas, elípticas, de peciolo corto y con el margen entero. Florece desde finales de la primavera y durante el verano. Las flores de color amarillo vivo, tienen cinco pétalos y un penacho de numerosos y llamativos estambres que parece una brocha. El nombre de “hypericum” quiere decir “sobre las imágenes”, en alusión a la antigua costumbre de colocar sus ramillas sobre las figuras religiosas para espantar a los malos espíritus. “Calycicum” hace referencia a la forma de cáliz que tiene la parte baja de la flor.

hipérico, Hypericum calycinum

Hojas elípticas, con el margen entero del hipérico

Variedades:
Hypericum perforatum, es utilizado en fitoterapia como antidepresivo.
Hypericum repstans, más pequeño, de sólo 9 cm. de alto. Es ideal como tapizante.
Hypericum polyphiyllum, de 15 cm. Con el follaje azulado verdoso. Produce flores amarillas en verano.

Originario: de la zona de Bulgaria, Grecia, Turquía...

Situación: a pleno sol, a la sombra o a media sombra. Cuanto más sol reciba, mejor florecerá. En todo tipo de suelos, mejor arenosos, no demasiado fértiles y que tengan buen drenaje. En zonas frías puede comportarse como caducifolio, la hoja se vuelve marrón y llega a caer durante el invierno.

hipérico, Hypericum calycinum, flores

Flores pobladas de estambres del hipérico

Cultivo: no necesita mucha atención. Es de los mejores tapizantes o cubresuelos, adecuado para borduras, terraplenes y terrenos descubiertos donde ayuda a contener la erosión. Se extiende muy rápido y puede acabar asfixiando a otras plantas de talla similar. En cambio, al tener las raíces muy superficiales es una planta muy útil debajo de los árboles y grandes arbustos. Resiste la sequía, pero es mejor que no le falte la humedad.

Poda: la tolera bien. Se recorta para mantenerlo controlado. Los tallos débiles y maltrechos se cortan al final del invierno. Se puede cortar a ras del suelo una vez al año o cada dos para renovarlo y que rebrote con más fuerza.

Multiplicación: por las semillas, mediante tallos enraizados o dividiendo las matas en primavera. El solo se va extendiendo mediante la emisión de estolones o tallos subterráneos.

Problemas: en condiciones favorables el hipérico puede adoptar un hábito invasivo y escapar a nuestro control.

hipérico, Hypericum calycinum

Hipérico como planta tapizante junto al muro de los jardines de la Casita de Arriba, en S. Lorenzo del Escorial, Madrid

EL HIPÉRICO EN EL HERBOLARIO

MÁS ARTÍCULOS

Diseño del jardín

La poda

El abonado

Problemas de las plantas

Plantas para la sombra

Plantas crasas o suculentas

Las rosas

Los bulbos

El delicioso puerro

El tomate

El hipérico

La manzanilla

El jardinero viajero

El Jardín Botánico de Tenerife

La Estufa Fría de Lisboa

Bichos y animalillos

Enlaces de interés

Libros

Diccionario de plantas y jardinería

Relatos para leer en el jardín

OTRAS PLANTAS TAPIZANTES

(C) eljardinbonito.es 2000 - 2016 - Todos los derechos reservados