Hamamelis, avellano, nogal de las brujas
Hamamelis mollis

En: Chinese witch hazel

El hamamelis es un arbusto de hoja caduca de la familia de las hamamelidáceas (hamamelidaceae). Alcanza hasta los 3 m. de alto y de envergadura. De porte abierto y muy ramificado, se mantiene atractivo todo el año. Las hojas son grandes, redondeadas, de color verde oscuro y parecidas a las del avellano. En otoño adquieren unos atractivos tonos dorados y rojizos. Lo más interesante es que florece durante el invierno, en las ramas desnudas. Las flores parecen arañuelas, con los pétalos largos, delgados y retorcidos; son tan abundantes que cubren toda la planta, duran mucho y son muy aromáticas. El fruto consiste en pequeñas cápsulas con dos semillas negras. Las ramas floridas cortadas se pueden utilizar para decoración interior.

hamamelis mollis

Las hojas del hamamelis recuerdan a las del avellano

Variedades:
Hamamelis mollis, es el cultivar más típico, de flores amarillas, grandes y olorosas.
Hamamelis mollis “Pallida”, de flores amarillas.
Hamamelis mollis “Brevipetala”, tiene las flores de color anaranjado.
Hamamelis mollis “Coombe Wood”, de flores algo más grandes.
Hamamelis japonica, florece menos, más tarde y con menos fragancia.
Hamamelis virginiana, florece antes con florecillas más pequeñas. Puede formarse como arbolito.
Hamamelis x intermedia, son cultivares procedentes del cruce de H. mollis y H. japonica.
Hamamelis x intermedia “Arnold Promise”, con flores de un amarillo vivo.
Hamamelis x intermedia “Diane”, da flores olorosas, de color rojo, a finales del invierno.
Hamamelis x intermedia “Jelena”, tiene flores de color naranja intenso.
Hamamelis x intermedia “Ruby Glow”, con flores de color cobrizo y bonito follaje otoñal.

Originario: de China y del norte de América.

Situación: al sol o a bajo una sombra abierta. Se da bien en los jardines de climas fríos. En las regiones más cálidas es preferible que reciba alguna sombra durante las horas de más calor. En terrenos ácidos o que no sean calizos, hondos, frescos, húmedos pero bien drenados y ricos en materia orgánica.

Cultivo: el hamamelis es resistente y necesita pocos cuidados. Se utiliza para darle un aspecto asilvestrado al jardín. Debe tener bastante humedad durante el verano. Conviene que se le aporte mantillo o cualquier otro abono orgánico.

Poda: no hace falta. Cuando acabe de florecer se pueden sanear las ramas molestas o dañadas.

Multiplicación: es complicada por lo mucho que tardan en germinar las semillas. Lo mejor es intentar reproducirlo por acodo o mediante injerto.

hamamelis, nogal de las brujas

Pequeño hamamelis en un hermoso jardin urbano

MÁS ARTÍCULOS

Diseño del jardín

La poda

El abonado

Problemas de las plantas

Plantas para la sombra

Plantas crasas o suculentas

Las rosas

Los bulbos

El delicioso puerro

El tomate

El hipérico

La manzanilla

El jardinero viajero

El Jardín Botánico de Tenerife

La Estufa Fría de Lisboa

Bichos y animalillos

Enlaces de interés

Libros

Diccionario de plantas y jardinería

Relatos para leer en el jardín

OTROS ARBUSTOS ORNAMENTALES PARA EL JARDÍN

(C) eljardinbonito.es 2000 - 2016 - Todos los derechos reservados