<<<   Boj - Buxus sempervirens   >>>

En: Common box, european box

boj, buxus sempervirens, Praga

Setos de boj en los jardines del palacio Wallenstein, en Praga

 

El boj forma arbustos y árboles, perennes, de pequeño tamaño. Pertenece a la familia de las buxáceas. Es muy resistente, llega a vivir muchos años y en estado natural puede alcanzar los 6 metros. Sus hojas son numerosas, pequeñas, redondeadas y brillantes, de disposición opuesta, aovadas, coriáceas, con el borde entero, verde oscuro brillante por encima y mate debajo. De marzo a mayo produce unas flores sin pétalos, amarillentas y diminutas pero interesantes. Su madera es amarillenta, tan pesada que no flota en el agua, muy dura y fina, ideal para la el grabado xilográfico, la talla y el torneado. Su nombre viene del griego buxos, vaso, se supone que por fabricarse éstos con su madera. Produce un olor característico, más intenso cuando se encuentra en gran número, como en los grandes jardines formales.

jardines de boj, buxus sempervirens

Setos de boj coloreados de invierno en el Monasterio de S. Lorenzo del Escorial, Madrid

Variedades:
Boj sempervirens Aurovariegata, B. s. Marginata y B. s. Elegantísima son más coloridos, con las hojas salpicadas de amarillo.
Boj sempervirens Planifolia luce unas hojas más largas.
Boj sempervirens Suffruticosa para setos de muy poca altura.
Boj microphylla, es una variedade enana estupenda para los jardines rocosos.

Procede: del sur de Europa y parte de Asia.

boj, buxus sempervirens

Follaje del boj en plena floración

Situación: crece a la sombra y a pleno sol. Soporta muy bien el viento y se desarrolla en cualquier tipo de terreno, mejor si es suelto y basto, de humedad regular y bien drenado. Se adapta a los suelos de poca profundidad y a menudo crece en sitios rocosos. Aguanta en los jardines costeros.

Cultivo: el boj es de las plantas más empleadas en jardinería por sus muchas aplicaciones. Se puede emplear como ejemplar aislado, aunque en más normal su uso para dividir y bordear parterres, en setos y pantallas formales y para crear formas y esculturas vegetales. La jardinería escultural escultura o topiaria se practica desde tiempos de los romanos. Consiste en crear esculturas vivas, modelando en plantas desde figuras geométricas a animales o cualquier tipo de objeto, como un jarrón o un automóvil. El boj resulta muy adecuado por lo denso y la hoja pequeña. Se debe recortar varias veces en la época de crecimiento para mantener la forma. Se le puede formar en volúmenes regulares y geométricos (esferas, conos, etc), en el suelo o en macetas, donde también queda muy vistoso. Cuando la planta está destinada a la poda frecuente se planta a un poco más de profundidad de lo normal.

boj, buxus sempervirens, tronco

Detalle del tronco de un boj con muchos años, también en los jardines del Monasterio de S. Lorenzo del Escorial

Poda: tolera los recortes frecuentes y la poda rigurosa necesaria en las composiciones regulares. Rebrota con fuerza después de ser talado y también de las ramas viejas, aunque algo peor. En primavera se puede renovar o reducir las plantas demasiado crecidas. En verano se recortan fuerte las plantas jóvenes de setos y esculturas vegetales para darles forma. En las plantas adultas la poda debe ser moderada y no es necesaria en los ejemplares singulares, en verano se les puede dar forma o retirar las ramas incómodas, sin dejar huecos.

Multiplicación: arraiga fácilmente por esqueje, mejor en verano.

Problemas: todas sus partes son tóxicas, pudiendo ser mortal. Arraiga con fuerza, lo cual hace difíciles los transplantes.

OTRAS PLANTAS BUENAS PARA FORMAR SETOS FORMALES

Google
 
     

(C) eljardinbonito.es 2000 - 2015 - Todos los derechos reservados